S&S Asesores
Menu
La jubilación de los autónomos

La jubilación de los autónomos

Por en laboral, Noticias en septiembre 26, 2015


¿Tienen derecho los autónomos a una pensión de jubilación? ¿En qué circunstancias?

La reforma de las pensiones que entró en vigor en 2013 modificó algunas de las condiciones para la jubilación y esto afectó también a los autónomos, sobre todo en lo referido a la edad de jubilación, los años de cómputo y los años necesarios para acceder al cobro del 100% de la pensión. Como en el caso de los asalariados, desde 2013se van a computar más años para realizar el cálculo de la pensión y, además, se ha modificado la edad legal para jubilarse, un cambió que será progresivo hasta llegar a los 67 años en 2027.

El periodo mínimo para tener derecho a la pensión se mantiene en 15 años, no así el periodo que se tiene en cuenta para realizar el cómputo, que se elevará progresivamente hasta llegar a los 25 años en 2027, aunque para acceder al 100% de la pensión será necesario cotizar durante 37 años.

En cuanto a la jubilación anticipada, obviamente es voluntaria, aunque sería justo señalar que para el trabajador autónomo puede resultar más complejo (por no decir inviable) hacer uso de este derecho. Según la última reforma de la Ley, un autónomo puede decidir adelantar su jubilación siempre que haya cotizado un mínimo de 35 años y tenga dos años menos que la edad de jubilación ordinaria.

La penalización que se debe afrontar en este caso es otro de los escollos ante los que se encuentra el autónomo, ya que aquellos trabajadores que hayan cotizado menos de 38 años y 6 meses deberán afrontar hasta un 8% de reducción por año adelantado. En cualquier caso, el importe de la pensión a percibir ha de resultar superior a la cuantía de la pensión mínima que le correspondería por su situación al cumplimiento de la edad mínima de jubilación.

Hay que señalar también que la reforma de 2013 introdujo una nueva figura para “periodos de crisis” que permite adelantar la jubilación a los 61 años siempre y cuando se hayan cotizado al menos 33 años.

La clave reside en la base de cotización que haya escogido el autónomo durante su vida laboral. De ella dependerá el importe de la pensión y por tanto condiciona notablemente la decisión sobre anticipar la fecha de jubilación.

La inmensa mayoría de los autónomos de este país cotizan por la base mínima. La base de cotización se actualiza anualmente y puede oscilar entre la base mínima, que actualmente se sitúa en 884,40 euros y la base máxima, de 3606 euros mensuales.

Ver Bases y Tipos de Cotización 2015 – Seguridad Social

 

El autónomo que a fecha 01/01/2015 sea menor de 47 años tiene libertad para elegir su base de cotización entre estos límites mínimo y máximo. A partir de esta edad, el límite máximo va decreciendo: actualmente está limitada a 1800 euros. Esto es debido a la costumbre de aumentar la base de cotización durante los últimos años de vida laboral para así intentar incrementar la cuantía final de la pensión de jubilación. Además, hay que recordar, como ya hemos dicho, que el cómputo se realizará a partir de ahora sobre los últimos 25 años trabajados, y no sobre los últimos 15 como hasta ahora.

Las diferencias entre la jubilación de un autónomo y de un asalariado, pues, no son pocas. De entrada, las bases de cotización de los autónomos siempre han sido más bajas que las de los asalariados, por lo que normalmente, la pensión a recibir por los primeros también sería menor. Los datos de 2014 confirman que los trabajadores autónomos jubilados cobraban de media 603,76 euros al mes, lo que supone casi 350 euros menos que lo que perciben los jubilados del Régimen General.


Deje un comentario